Duarte Nuno, duque de Braganza

Duarte Nuno, Duque de Braganza (Duarte Nuno Fernando Maria Miguel Gabriel Rafael Francisco Xavier Raimundo António de Bragança; el 23 de septiembre de 1907 – el 24 de diciembre de 1976) era un demandante del trono de Portugal de 1920 hasta su muerte.

Nacimiento

Duarte Nuno Fernando Maria Miguel Gabriel Rafael Francisco Xavier Raimundo António de Bragança nació en el castillo Seebenstein en Austria, el hijo de Miguel, el Duque Titular de Braganza y de su segunda esposa, la princesa Maria Theresa de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg. Duarte Nuno tenía dos hermanastros más viejos y ocho hermanas.

Sus abuelos paternos eran Miguel de Portugal y Adelaide de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg. Sus abuelos maternos eran Charles Henry, el príncipe de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg, y la princesa Sophia de Liechtenstein.

El padre de Duarte Nuno era el demandante de Miguelist del trono de Portugal que se opuso a sus primos, la línea de reinado de la Casa de Braganza-Saxe-Coburg y Gotha bajada de la reina Maria II. La familia Duarte Nuno se había desheredado y desterrada por Maria II para la rebelión. A pesar de esto, con el permiso del emperador Franz Joseph I de Austria, el suelo portugués se había colocado bajo la cama donde nació, de modo que Duarte Nuno y sus hermanos pudieran afirmar haber nacido en el suelo portugués a fin de cumplir con la ley portuguesa de la sucesión.

El día después de su nacimiento, Duarte Nuno se bautizó en Seebenstein. Sus madrinas eran su tía la Infanta Adelgundes y el marido de otra tía, el Infante Alfonso Carlos de España, el Duque de San Jaime (ambos de los que fueron representados por poderes).

Sucesión como demandante de Miguelist

El segundo hermano de Duarte Nuno, el príncipe Francis Joseph de Braganza, murió en 1919, y el 21 de julio de 1920 su hermano mayor, el príncipe Miguel, el Duque de Viseu, renunció sus derechos de la sucesión. Diez días más tarde el 31 de julio de 1920 el padre de Duarte Nuno, Miguel II, abdicaron su reclamación del trono portugués a favor de Duarte Nuno. De aquí en adelante Miguelists reconoció a Duarte Nuno como el rey Duarte II de Portugal, aunque Portugal se hubiera hecho una república en 1910 cuando enviaron al bisnieto de Maria II, el rey Manuel II (quien todavía vivía en 1920), en el exilio. Duarte Nuno usó al Duque de Braganza como un título de pretexto.

Ya que Duarte Nuno tenía sólo doce años cuando tuvo éxito como el demandante de Miguelist del trono portugués, su tía, la Infanta Adelgundes, la Duquesa de Guimarães, interpretado como el regente para él hasta que alcanzara su mayoría. En 1921, publicó un manifiesto que perfila los objetivos de la familia para la restauración de la monarquía.

La renuncia del padre de Duarte Nuno se quiso para mejorar la relación entre los dos grupos monárquicos en Portugal: los partidarios de la línea Braganza-Saxe-Coburg de Manuel II y los partidarios de la línea de Miguelist de Duarte Nuno. La línea Braganza-Saxe-Coburg se llamó "constitucional" porque había aceptado una constitución liberal para Portugal.

Sucesión como demandante Constitucional

Después de la muerte de su tío Afonso en 1920, el exrey Manuel II no tenía parientes cercanos que podrían reclamar el trono según el Estatuto Constitucional de 1826 (la constitución vigente de 1842 hasta el derrocamiento de la monarquía en 1910). El conflicto entre la línea de Miguelist y el Braganza-Saxe-Coburg y Gotha no era aproximadamente qué persona debería ser soberana; también era sobre cuanto poder el soberano debería tener. El Miguelists sostuvo la tradición de Portugal del absolutismo autocrático, mientras el Braganza-Saxe-Coburg y Gotha se han adherido a la Monarquía constitucional.

En 1912, el padre de Duarte Nuno, Miguel, se encontró con Manuel para tratar de venir a algún acuerdo de modo que no hubiera dos demandantes del trono portugués, amba vida en el exilio. Sus representantes alegally firmaron el Pacto de Dover por el cual Miguel reconoció a Manuel como el rey, mientras Manuel reconoció que los derechos de la sucesión de Duarte Nuno deberían Manuel y su tío Afonso mueren sin niños. El pacto era impopular con los partidarios de ambos lados, unos que afirman que nunca realmente se firmó.

El 17 de abril de 1922 un segundo acuerdo llamó el Pacto de París fue firmado por los representantes de Duarte Nuno y Manuel en el cual Manuel estuvo de acuerdo que Cortes debería seleccionar a su heredero si muriera sin descendientes, mientras Duarte Nuno consintió en preguntar y recomendar que sus seguidores acepten a Manuel como el rey en el exilio.

En sentido estricto el Pacto de Dover y el Pacto de París eran acuerdos sólo privados y no tenían valor legal. Tampoco el rey Manuel estuvo de acuerdo con cualquier provisión en el pacto último que violó la última constitución monárquica de Portugal. Pero los acuerdos eran pasos importantes en la reconciliación de Miguelist y las ramas Braganza-Saxe-Coburg de la familia real de Portugal, y ayudaron a mover a los partidarios de cada uno hacia un movimiento monárquico unido.

En 1927, el padre de Duarte Nuno murió. El 2 de julio de 1932 Manuel II murió. De aquí en adelante, la mayoría de monárquicos, tanto Miguelist como Duarte Nuno constitucional, apoyado como demandante del trono portugués. João António de Azevedo Coutinho, la cabeza de Causa Monárquica y el teniente de Manuel II mientras estaba en el exilio, publicó una declaración en apoyo de Duarte Nuno. Duarte Nuno posterior fue recibido del auditorio en París por la madre de Manuel, la reina Amelie.

Mientras Duarte Nuno fue aceptado por la mayor parte de monárquicos, había algunos constitutionalists quien siguió impugnando su reclamación. Duarte Nuno era indudablemente el heredero legítimo de su abuelo, Miguel I, pero había dudas sobre si era el heredero legítimo del último rey actual de Portugal, Manuel II. Los artículos 87 y 88 del Estatuto Constitucional de 1826, vigente cuando la monarquía se derrocó, declararon que el trono pasó primero a los descendientes de la reina Maria II (de quien Duarte Nuno no se bajó), y sólo cuando eran extinguidos a herederos incidentales. Maria II tenía descendientes vivos en 1932, pero ninguno de éstos tenía la nacionalidad portuguesa. El artículo 89 del Estatuto de 1826 estipuló que "ningún extranjero puede tener éxito a la corona del reino de Portugal".

También había un poco de duda sobre la nacionalidad de Duarte Nuno. Al abuelo de Duarte Nuno le había enviado en el exilio la ley del 19 de diciembre de 1834. Ni Duarte Nuno ni su padre nacieron en Portugal, pero el emperador Franz Josef I de Austria había concedido la extraterritorialidad al lugar de nacimiento de Duarte Nuno. El artículo 8 del Estatuto de 1826 declaró que la ciudadanía portuguesa es perdida "por aquellos que son desterrados por la oración". El hecho que Duarte Nuno y su padre no habían nacido en Portugal, y el hecho que su familia se había desterrado de Portugal, podría ser por lo tanto usado como argumentos contra ellos por sus opositores (la línea de D. Duarte no fue desterrada por la oración judicial, sin embargo la constitución de 1834 vigente en el momento de D. Miguel soy el destierro no protegió la ciudadanía de los desterrados según la ley). la otra mano, cuando el Estatuto Constitucional de 1826 se rehabilitó en 1842, anuló 1834 la cláusula del estatuto que priva a Miguel I y sus herederos de derechos de la sucesión como dynasts. Su destierro no se había, sin embargo, estipulado en ese estatuto, pero en una ley separada que no se abrogó hasta 1950.

Una pequeña minoría de monárquicos buscó a un candidato además de Duarte Nuno. El heredero genealógico de Manuel en su muerte en 1932 era el expríncipe heredero George de Saxonia (un bisnieto de Maria II), pero no era portugués; también era un sacerdote católico. El heredero genealógico del hermano menor emperador Pedro II de Maria II de Brasil era su nieto príncipe Pedro Gastão de Orléans-Braganza; también no era portugués, pero el hecho que era brasileño y por lo tanto imbuido de la cultura portuguesa le hizo un candidato algo atractivo. El heredero más cercano que era indudablemente portugués era Constança Berquó de Mendonça, 4ta Duquesa de Loulé (una tataranieta del rey John VI), pero su rama de la familia no echó ninguna reclamación entonces, ni el rey Manuel II alguna vez lo consideró, y muchos eruditos afirman que Loulé perdió sus derechos al trono ya que el matrimonio (secreto) de la Infanta Ana de Jesús con el Marqués de Loulé no había sido autorizado por la autoridad competente, Cortes, ni cualquiera por el Comité de Recuerdos, aunque hubiera sido autohorized por la Infanta del regente. Sin embargo, la Constitución portuguesa exigió más, un marrigage "en la valoración de Reyes", e Infanta~Regent dijo expressely que sólo autorizó su matrimonio de hermanas "porque su madre asumió toda la responsabilidad". Además, los ambos reyes Miguel y su padre, antes, expressely prohibieron el matrimonio. Más tarde, una señora que se llama Maria Pia de Saxe-Coburgo e Bragança, afirmado ser la hija bastarda del rey Charles I, también afirmó tener derechos de la sucesión. Sus partidarios jugaron sobre la rivalidad tradicional entre la línea de Miguelist y el Braganza-Saxe-Coburg ang la línea de Gotha para avanzar su causa.

Educación

Los primeros tutores de Duarte Nuno eran dos señoras portuguesas, Maria Luisa Castelo y Maria das Dores de Sousa Prego. Más tarde fue enseñado por el monje benedictino Frei Estevao del monasterio de Cucujaes. Duarte Nuno asistió a la escuela en la Abadía de Ettal en Baviera y la Abadía de Clairvaux en Francia y luego completó su educación secundaria en Regensburg. Recibió un título de ciencias agrícolas de la universidad de Toulouse. Aunque prohibido la entrada en Portugal por la ley de exilio contra los descendientes de Miguel I, visitara el país en el secreto en 1929.

Matrimonio y niños

El 15 de octubre de 1942, en la catedral de Petropolis en Brasil, Duarte Nuno se casó con la princesa Maria Francisca del Orleans-Braganza (el 8 de septiembre de 1914 - el 15 de enero de 1968), la hija de Pedro de Alcântara, el príncipe del Párrafo Grão. El matrimonio era particularmente popular ya que Maria Francisca era la bisnieta de Pedro II de Brasil, el hermano menor de la reina Maria II. El matrimonio así unió las dos líneas rivales de la familia real portuguesa. Maria Francisca y su familia también se vieron como representantes de una monarquía liberal a diferencia del conservadurismo tradicional de la familia Duarte Nuno.

Duarte Nuno y Maria Francisca tenían tres hijos:

Transferencia de título de 1816 de Duque de Braganza

En 1945, el hermano de Maria Francisca, el príncipe Pedro Gastão de Orléans-Braganza, abandonó a Maria Francisca y sus herederos sus derechos al título de Duque de Braganza, que se había creado en 1816 a favor de su tatarabuelo, el emperador Pedro I de Brasil.

En 1826, el emperador Pedro al cual sucedí como el rey Pedro IV de Portugal, pero dos meses más tarde se obligó a abdicar a favor de su hija, Maria II, aunque permaneciera el emperador de Brasil. Algunos juristas creyeron que Pedro había seguido siendo el Duque de Braganza. Seguramente después de que Pedro abdicó como el emperador de Brasil y volvió a Portugal en 1831, usó al Duque del título de Braganza hasta su muerte en 1834. Estos mismos juristas creyeron que el título pasó a hijo de Pedro y heredero en Brasil, el emperador Pedro II quien, después de que se destituyó en 1889, usó el título durante su exilio en Francia. El título fue heredado entonces por la hija Isabel de Pedro II, Princesa Imperial de Brasil, luego por su hijo mayor Pedro de Alcântara, el príncipe del Párrafo Grão, y luego por su parte por su hijo, Pedro Gastão. Según la ley nobiliary portuguesa tradicional, el príncipe Pedro Gastão podría cambiar la sucesión al título abandonándolo a su hermana. En consecuencia, Duarte Nuno consideró a su esposa y a él como los poseedores del título de Duque de Braganza de la creación de 1816.

Vuelva a Portugal

El 27 de mayo de 1950 la Asamblea Nacional abrogó las leyes de exilio del 19 de diciembre de 1834 y el 15 de octubre de 1910. Duarte Nuno, sin embargo, no volvió a Portugal hasta 1952 debido a un accidente de tráfico en Thionville en el cual seriamente se hirió. Le presentó con una residencia en Portugal el Fundação Casa de Bragança.

El dictador portugués António de Oliveira Salazar pensó en restaurar la monarquía en 1951, después de la muerte del presidente Óscar Carmona, pero decidió en cambio mantener el puesto del Jefe de estado republicano ya que había aparecido en la Constitución de 1933.

En 1974, Duarte Nuno pasó su residencia, Palácio de São Marcos, a la universidad de Coimbra. De entonces hasta su muerte dos años más tarde, vivió en Portugal del sur con su hermana soltera, la Infanta Filippa. El autor americano Walter J. P. Curley entrevistó a Duarte Nuno cerca del final de su vida, y sus Monarcas del libro en la Espera describen a Duarte Nuno como sufriendo de "la depresión nerviosa" desde la muerte de su esposa.

Duarte Nuno era el Gran maestro del Pedido de la Inmaculada concepción de Vila Viçosa y Sovereign del Pedido de la Santa Isabel. Era un Administrador Magnífica Cruz del Honor y Lealtad del Pedido Militar Soberano de Malta y un Caballero del Pedido (austríaco) de la Lana de Oro.

Duarte Nuno se sepulta en el monasterio agustino en Vila Viçosa, el lugar del entierro tradicional de los duques de Braganza.

Ascendencia

Adelante lectura

D. Duarte Nuno de Bragança, um rei que não reinou: testemunhos sobre un vida e un obra de D. Duarte II, Chefe da Casa Real Portuguesa. Lisboa, 1992.

Cabral, Antonio. El-Rei D. Duarte II: rei morto, rei posto, un sua vida, os seus direitos, paginas de historia. Lisboa: Livraria de F. Franco popular, 1934.

Galvão, Manuel de Bettencourt e. O Duque de Bragança. Lisboa: Edições Gama, 1945.

Miranda, portugués-brasileiro de Jorge O Constitucionalismo. Lisboa: párrafo de Comissão nacional como comemorações DOS descobrimentos Portugueses. ISBN 972 787 034 1 de 2001



Buscar